Reflejos de futuro / Erik Ledesma

por: Editor Conboca

n790075257_6183403_7386841

Este próximo jueves 19 de marzo de 2009 desde las 7:00pm, Galería Siena presenta la obra de Erik Ledesma en su primiera exhibición individual titulada Reflejos de futuro. Galería Siena se encuentra ubicada en el #253 de la Calle San Francisco en el Viejo San Juan. Para más información sobre el artista y/o la muestra puede visitar www.sienartgallery.com, puede escribir a siart@coqui.net, o puede comunicarse llamando al 787-724-7223. Adelante, el texto que acompaña la muestra.

Reflejos del Futuro.

En la creación artística el proceso interno de búsqueda parte de un querer decir, y éste necesita encontrar una expresión técnica que le permita modulación y realización. En la base de esa búsqueda existe una corriente que es deseo, idea, sentimiento y emoción. Este río emocional debe encontrar un cauce donde confluyan en armonía las ideas y los medios expresivos.

En Reflejos del Futuro. Erick Ledesma nos presenta el discurso que ha logrado parir en un proceso creativo, que en su última fase se ha prolongado por cerca de dos años. Ledesma ama el romanticismo vibrante y bohemio del Viejo San Juan. Durante su etapa anterior afinó su voz pictórica poetizando con sus pinceladas vaporosas y densas la vieja ciudad, renovada diariamente en el sentir palpitante de sus habitantes. Las calles centenarias además de ser el marco perfecto en el que se despliegan graciosamente las composiciones que el artista denomina “costumbristas” son asimismo un entorno en que la vida fluye y se recrea.

En el transcurso de los años recientes Ledesma ha demostrado ser un consumado retratista urbano que capta acertadamente no solo el elemento arquitectónico sino también el ambiente. En ese sentido puede decirse que tal y como ocurre en un bosque en donde la majestuosidad se manifiesta en los árboles añosos, cuyas copas se pierden en los caminos del cielo, al tiempo que la vida se expresa en los nuevos retoños, que en su lucha por sobrevivir, modifican de manera constante la fisonomía del paisaje. De igual manera la fisionomía de la ciudad es el marco en que la vida se expresa, pero la esencia de la vida está contenida en la promesa de futuro de los juegos infantiles que le dan voz a las calles, pobladas también por el afán cotidiano de los adultos por mantener el espacio hogareño privado como refugio seguro y ámbito de amor. Aquí el Viejo San Juan es vivo y es nuevo, por contener la palpitación de quienes lo habitan. Hay una distancia con la imagen bohemia de la ciudad capital.

Las figuras infantiles protagonizan sus propias sueños, juegos e ilusiones donde concurre la vida y la promesa de futuro que siempre la infancia contiene. Los niños y niñas emergen de fondos gráficos de corte postmoderno, integrando elementos de pop-art, del grabado japonés tan admirado por los pintores occidentales de principios del siglo XX. Asimismo estos trabajos incorporan rasgos alusivos a diseños textiles en boga a finales de los sesentas y principios de los setentas del siglo pasado, que a su vez son nietos de los trabajos pictóricos de Joan Miró y Piet Mondrian, por no aludir otros nombres.

Esta eclosión de colores y formas no es ajena a la historieta japonesa que ha terminado por transformar dramáticamente la figuración televisiva y es patrón de diseños dominante en el mundo de los videos juegos. Espacio virtual en que hoy día se mercadea el mundo de ilusiones y entretenciones con que los padres divierten a sus hijos. En este mundo nuevo se crea una parte importante del hombre y la mujer del futuro. Es un universo emergente, creado para los niños y niñas, del cual nosotros los adultos solo captamos rasgos parciales. La historia y su devenir demuestran que el ser humano es un proyecto en constante transformación. En donde se mezclan tradición con cambio, la realidad con los sueños, y la experiencia con los deseos.

La figuración trabajada por Ledesma, se desplaza del modelo puro en donde el canon es la expresión de una raza particular. Las figuras no pertenecen a una raza específica. Son el resultado de la unión y la mezcla, cristalización y concreción del mestizaje. Síntesis de un proceso histérico de encuentros culturales y raciales moldeados dentro de una matriz económica compleja y multivalente con profundas raíces en el archipiélago antillano. Las Antillas son una poli-síntesis sociopolítica de la manera en que los distintos modelos de relación han impactado numerosos y significativos acontecimientos de forma diferenciada un área geográfica.

Las fronteras humanas se están fragmentando, hay necesidad de un nuevo entendimiento, y éste para ser verdadero deber ser inclusivo. Esta inclusividad implica la aceptación del otro y la otra, como un todo completo y complejo, en el que nos espejeamos para reconocernos como iguales en nuestras diferencias.

Mientras la pureza cultural es cerrada, el mestizaje es abierto. En el mestizo confluyen desde el amor, raza, cultura. El amor a lo diverso es el signo del mestizaje : madre blanca, padre negro, amor por partes iguales, es el cierre de un circulo de amor, en donde desde la diferencia se produce un encuentro.

Esa vibración amorosa se percibe en la inocencia expresiva de los rostros, la calidez del color, las miradas nos desbordan y nos contagian en la ilusión que la promesa de generar un mundo mejor. Desde la niñez la ausencia de prejuicio facilita el aprendizaje y la capacidad de mejorar se vuelve más potente. Desde estas sonrisas y estas miradas de niños y niñas que nos llenan el alma podemos recuperar los infantes que fuimos y la inocencia que necesitamos para disfrutar plenamente de la vida. Siguiendo el camino de los juegos que hicimos, hacemos el trayecto a los niños y niñas que fuimos y desde ese lugar el amor brota de forma natural.

En estas obras hay una presencia fosforescente, un colorido de refrescante calidez. En cierta medida, Ledesma le pide prestado a nuestros sol su capacidad de reinventar los colores al darle ese brillo inusitado tan propio del trópico. La paleta se electrifica, los colores se hacen alegres y juguetones. El trópico como color es un licor que embriaga los corazones de alegría, y es el destello de la alegría el que se asoma por las miradas y nace del fondo de sus sonrisas, porque en el trópico se ríe desde los ojos.

La propuesta de Ledesma es una liberación que convoca desde los colores, los juegos y sueños infantiles dormidos en nuestras almas. Atrevámonos a sumergirnos en una remembranza de nuestra candidez y subamos desde allí a la felicidad que podrá parir la humanidad viviendo un futuro de paz.

RR

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.