Ademán inocente de subversión.

por: Abdiel Segarra

“El extranjero no es sólo el que está lejos o del otro lado de la frontera, sino también el otro cercano que desafía nuestros modos de percepción y significación.”

Néstor García Canclini
Extranjeros en la tecnología y en la cultura, 2009.

Tal cual si fuera una invitación a hacer justicia poética sobre la situación colonial que aún vive la isla de Puerto Rico, el trabajo de Osvaldo Budet es como un intento inocente de discutir, criticar y reflexionar sobre la historia y el pasado desde las posibilidades que ofrece la ficción. Una suerte de intervenciones históricas que revelan la subjetividad del individuo subrayan indirectamente, eventos que no deberían ser olvidados. La muerte del presidente chileno Salvador Allende, el asesinato de líder machetero Filiberto Ojeda Ríos y el de Santiago Mari, hijo del abogado Juan Mari Brás, las torturas de líder nacionalista Pedro Albizu Campos, y la elección del primer presidente afroamericano en los Estados Unidos, Barack Obama. A largo plazo, este cuerpo de obras se ha ido nutriendo de  nociones sobre extranjería, que articulan aproximaciones entre nuestra historia y la de otras naciones. También, recursos como la ironía, la narrativa y el humor han ido dándole consistencia a esta colección de comentarios personales sobre la lucha política desde una de las últimas colonias del mundo.

Esta muestra recoge de forma amplia los último cuatro años de la producción de Budet, en ella coincidirán con la producción más reciente y algunas de las piezas que iniciaron esta serie de trabajos. Flower por ejemplo, es una pintura hecha en 2007 en la que el artista se retrata en la parte trasera de un carro que lleva a Filiberto Ojeda Ríos (líder del Ejercito Popular Boricua, asesinado en Hormigueros por el FBI en 2005). La imagen remite a lo que podría ser un instante en la parada puertorriqueña de Nueva York, mientras Ojeda Ríos saludaba a un desconocido a la vez que sostenía una bandera puertorriqueña que se derramaba sobre la puerta del carro en el que iba. A dos años del asesinato del líder machetero, esta pintura adquiere un rol de documento que trasciende los archivo. La subjetividad contenida en el gesto de incluirse junto a esta figura icónica de la lucha por liberación y la terminación del status colonial en la Isla, revela compromisos político-ideológicos del artista como individuo. Es él, el artista quien a dos años del asesinato del líder añora su presencia; en ese sentido la pintura es un medio para acercarse al evento y a la figura.

La labor de Osvaldo Budet se nutre directamente de gestiones paralelas dentro del campo de la cultura. En su práctica, trabaja desde el documental y la fotografía, hecho que apoya la apropiación de la estética cinematográfica en su pintura. La misma, parte desde la fotografía hacia lo pictórico, incorporando pigmentos que dan brillo al terminando para acercar la imagen a lo que sería un “frame” de una pieza de cine. Este encuentro entre disciplinas no sólo tiene efectos visuales en su producto, sino que apoya el carácter político de su gestión como artista. Desde su obra temprana, la utilización y apropiación de datos y documentos es una herramienta imprescindible. El vínculo con lo que se percibe como verdadero ha sido un punto de partida y una preocupación consistente en su producción. Aun cuando sus imágenes son mitad ficción, el apoyo en lo real es imprescindible para que se de la apropiación que da sentido a su trabajo como intervención.

Su trabajo afirma la pertinencia de la obra que cuestiona temas sobre identidad y postulados políticos sobre cuestiones coloniales. Trae a colación discusiones sobre la porosidad en al frontera arte/política, a la vez que revindica las posibilidades de la pintura en dialogo con el cine y la fotografía. Debe mencionarse que los proyectos más reciente de Budet, son mayormente proyecto fílmicos, uno que recrea la historia de un obrero en una fabrica en Alemania y el más reciente, un documental titulado “Más de 800 razones” que indaga sobre los motivos, circunstancias y efectos de la más reciente huelga de estudiantes en la Universidad de Puerto Rico. De esta forma Osvaldo Budet dese su nuevo hogar en Berlín, se mantiene trabajando en al construcción de un surtido repertorio de preguntas que ponen en cuestión una vez más la autonomía de los campos.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.