Oda a Julia – Desbordada

por: Idalís García Reyes

oda a julia

ver-la barriga a punto de zás. ver-se desmedida. ver-lo caer, caer en cuclillas. ver-la cagüana y ver-su barro convertido en V. un dolor de jirafa se le entremete por la boca. por los dedos ve-ir su muerte en dos. la invade un globo, una bomba y explota con las cucarachas contenidas en la boca. por los dedos ve-ir su muerte en dos. la invade im globo, una bomba y explota. con las cucarachas contenidas en la boca. sabor a cobre. ver-su sabor a cuca. cuca ve y sabe. se prueba, se tiene madura y agria. aunque, antes del boom el sabor a leche, a mayonesa condensada. espeso y luego acuoso como el agua. y todo el líquido se le desliza por las piernas, entre las nalgas, tendida. se-ve hinchada. se lo inventa. cada día se inventa caer, caerse preñada para luego zás. la V abierta. se mete los dedos, se saca los coágulos azules, rojizos y el barro. los cuenta, cuenta los pedazos y los deja caer al piso. tiene un rompe-cabeza entre las piernas. lo ignora. abre la boca, prueba los colores, primero el violeta. el marrón le sabe a pedazo añejado. el cuerpo no le sirve, ni las vísceras, ni las trompas de dos elefantes juntos. lleva un corazón en diástole en vez de útero. y se tira al piso, se escarba con las pinzas de las cejas. luego con las pinzas de la cocina. sigue, se extirpa los pedazos rojos y azules. no encuentra nada.

él llega, la ve. ella le pide que le busque en la V. le pide que la vea. él mira. la abre, la estira la prueba y sabe que ahí no hay nada. nada. hay nada nunca. se ríe. la-ve y se ríe. busca una lámpara y pega el espejo, la prende. tendida en la mesa, vuelve y mete los dedos, se raspa con las uñas. lo llama. le pide su mano, dame tus dedos. entra y busca. algo has de encontrar, siente un quejido, un quejido de niño ausente y los dos sonríen.

desbordada

“…y el vientre vacío pero con alas”. Blanca Varela

ando con letras deformes sobre el costado. ando, con las alas de los brazos escondidos; apuntando con los rizos hacia el cielo verde. ando por andar, siempre por andar. reconociendo esta masa de grasa que llevo entre las piernas. alucinándome con quejidos apalabrados. queriéndote. calladita, un cuarto para las tres. ando temiendo a que esto no sirva para tenerte. así de vacía te espero. así, mutilada, quebrantada y amorfa. llena de líquidos, pero deshabitada de ti.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.