El vuelo de Manuel Rodríguez: crítica de Concerniente a métodos de propulsión

por: Sabrina Ramos

Los mecanismos de Manuel Rodríguez tienen una cualidad delicada sostenida por una propuesta  creativa sólida, que desarrollada a mayor altitud, podría llegar a hacer de este artista uno de los  escultores más interesantes de la escena de arte joven en el País.

La muestra, titulada Concerniente a métodos de propulsión, se encuentra en la Galería de Arte de la Universidad del Sagrado Corazón  desde septiembre 1 de 2011 y consiste de 12 esculturas diseñadas para remontar vuelo. Las obras están hechas de cartón, madera, papel de arroz, cables, aluminio, pequeños motores, engranes, fibra de vidrio y pólvora. Además de los aparatos, se incluyen  13 dibujos que explican  el funcionamiento de éstos. Según el artista, la exposición pretende expresar su fascinación por la manera en que los objetos desplazan su masa a través de la atmósfera. Sin embargo, en rebelión con el constructivismo, las máquinas niegan la funcionalidad original que se supone yace en la creación tecnológica; su único propósito es  capturar y elevar la imaginación del artista y de los visitantes.

Al entrar a la sala, inmediatamente nos damos cuenta de que el conjunto de obras en esta exhibición demuestran limpieza y simplicidad formal, lo cual es enfatizado por la paleta de colores neutrales como el blanco, marrón  y gris,  dándole un aspecto estéril a las máquinas, además  de evocar los tonos presentes en los dibujos de las maquinas diseñadas por Da Vinci. Incluso, podríamos decir que la simetría perfecta  en la composición, presente en todas las obras, combinada con elementos científicos, son más aspectos que recuerdan a los dibujos renascentistas. Igualmente, las formas sencillas recuerdan a la  pintura minimalista de artistas como Piet Mondrian, expresada a través de formas geométricas  como rectángulos, círculos, conos, óvalos y cilindros. Los materiales efímeros como la madera y el papel de arroz, hacen alusión a elementos tradicionales de la arquitectura japonesa como son los tatamis, biombos y la madera de bambú.

Por ejemplo, la pieza titulada Air Paddle- 1st Configuration, se compone de dos remos de papel de arroz, tiras de madera fina y cartón, hechos a manera de alas. Estos remos, que se encuentran a cada lado de la escultura, están conectados en el medio por un eje de madera que tiene un engrane insertado, posiblemente con el propósito de darle movimiento giratorio a los remos. Justo debajo del eje, se encuentra el motor, del cual salen dos cables finos, probablemente destinados a proveer energía de la batería al motor. La estética armoniosa y equilibrada, junto a su factura impecable, son productos de un trabajo cuidadoso. Los aspectos técnicos como son los cables y los motores, que fácilmente hubieran podido restarle grandemente a la pieza, se integran cabalmente a la composición. No obstante, si se analiza el mecanismo volador, nos damos cuenta que es incapaz de volar dado a la inestabilidad que tendría en el aire. De hecho, si examinamos sistemáticamente todas las obras, nos damos cuenta que la mayoría no serian aptas para elevarse. Las únicas esculturas que quizás podrían volar (como Burial of a Moth y Delta Rocket), tienen cilindros de pólvora. Si tomamos en cuenta la cualidad altamente inflamable de los materiales frágiles como el cartón y el papel, es sumamente fácil que las obras se incendien, lo cual implicarían la auto-destrucción de la escultura. Esto le añade riqueza, polisemia y complejidad a su propuesta: superficialmente parecería como si el artista tuviera una perspectiva optimista de la tecnología, pero a través del análisis, sus trabajos proporcionan matices de desilusión y desengaño, manifestaciones una actitud presente en el hombre postmoderno. En la modernidad, la ciencia y la tecnología traían la promesa  del fuego de Prometeo a la humanidad, la promesa utópica del progreso absoluto. En el presente, estos deseos han sido fracasados, pues el plan modernista no trajo la utopía prometida: la máquina se ha transformado en símbolo de desencanto. Los inventos voladores de Manuel Rodríguez no se escapan de ser productos de su tiempo.

La desazón se transforma  en ironía y  burla en la obra Capacete alado. Este casco, utilizado por Otto Reyes en la construcción del edificio del Museo de Arte de Puerto Rico, tiene la insignia de la Institución en la frente. A cada lado, tiene dos mecanismos de motor con plumas en los extremos. El amarillo estridente del capacete plástico contrasta con los colores fríos  y los materiales frágiles usados en las otras obras. Si se compara con la minuciosidad técnica presente en el resto de las piezas, el hecho de que es casi un ready-made resulta chocante y refrescante. En primeria instancia, la pieza nos sugiere el sombrero alado del dios greco-romano Hermes. Si se aprecia a la luz de que el M.A.P.R.  es uno de los museos más criticados del País, el atributo de la divinidad se convierte en un elemento sardónico y caricaturesco, incluso hasta retante, ya que la obra está colocada en el centro de la sala, justo al frente de la entrada, enfrentando al visitante.

Aunque es imposible escaparse de la corriente de frustración  presente en sus trabajos, a la misma vez nos encontramos con un argumento circular en las esculturas: éstas aparentan no tener ningún propósito particular, ni siquiera el de volar, pero las máquinas cumplen con su misión en cierta manera en la intriga que provocan al espectador, alzando vuelo a su curiosidad e imaginación  al  este intentar dilucidar como funcionan y si es posible que vuelen o no.

Cabe recalcar que a pesar de una propuesta artística excelente, combinado con una estética clásica, el hecho de que los trabajos estén colocados detrás de vitrinas en las paredes, limita grandemente la interacción del visitante y dificulta su apreciación. Aunque en el ensayo curatorial esto se intenta justificar con el ideal de Jorge Oteiza del museo-laboratorio, esta premisa resulta débil al parecer mas una defensa a las críticas que parte de la propuesta artística en sí. Creo que se debió de haber considerado que en muchas instituciones  las obras tridimensionales pueden ser exhibidas en pedestales (con  o sin vitrina, si es que la protección de las  esculturas delicadas es la preocupación del artista). Los trabajos de Rodríguez deben ser vistos a la redonda, así se lograría una exaltación mayor de la imaginación del espectador.  También, aunque estas esculturas son totalmente capaces de moverse, están exhibidas de manera inerte. Sería maravilloso poder contemplar su movimiento, sea volando o inmóviles.

Más que nada las piezas de Concerniente a métodos de propulsión acuerdan a prototipos, como  lo cual deja espacio para  mayor expansión y espacio para desarrollar sus maquinas junto a los conceptos contenidos en su propuesta.     

Esta exhibición contiene el germen de una idea que si se expande elevaría a Rodríguez al nivel de uno de los artistas contemporáneos con más futuro en Puerto Rico.

Aquí un enlace al texto incluído en catalogo de la muestra: Manolo Rodríguez: concerning to methods of propulsion.

Fotos: Abdiel Segarra

Concerniente a Métodos de Propulsión - Manuel Rodríguez en la Galería de la USC
Concerniente a Métodos de Propulsión - Manuel Rodríguez en la Galería de la USC
Concerniente a Métodos de Propulsión - Manuel Rodríguez en la Galería de la USC
Concerniente a Métodos de Propulsión - Manuel Rodríguez en la Galería de la USC
Concerniente a Métodos de Propulsión - Manuel Rodríguez en la Galería de la USC
Concerniente a Métodos de Propulsión - Manuel Rodríguez en la Galería de la USC
Concerniente a Métodos de Propulsión - Manuel Rodríguez en la Galería de la USC
Concerniente a Métodos de Propulsión - Manuel Rodríguez en la Galería de la USC
Concerniente a Métodos de Propulsión - Manuel Rodríguez en la Galería de la USC
Concerniente a Métodos de Propulsión - Manuel Rodríguez en la Galería de la USC
Concerniente a Métodos de Propulsión - Manuel Rodríguez en la Galería de la USC
Concerniente a Métodos de Propulsión - Manuel Rodríguez en la Galería de la USC
Concerniente a Métodos de Propulsión - Manuel Rodríguez en la Galería de la USC
Concerniente a Métodos de Propulsión - Manuel Rodríguez en la Galería de la USC
Concerniente a Métodos de Propulsión - Manuel Rodríguez en la Galería de la USC
Concerniente a Métodos de Propulsión - Manuel Rodríguez en la Galería de la USC
Concerniente a Métodos de Propulsión - Manuel Rodríguez en la Galería de la USC
Concerniente a Métodos de Propulsión - Manuel Rodríguez en la Galería de la USC
Concerniente a Métodos de Propulsión - Manuel Rodríguez en la Galería de la USC

One Response to “El vuelo de Manuel Rodríguez: crítica de Concerniente a métodos de propulsión”

  1. [...] voladoras con sistemas de propulsión contraproducentes y configuraciones absurdas. El periodico Conboca  hizo un reportaje basado en la expocion hecho por Sabrina Ramos y  en la revista daWire hecho [...]

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.