Análisis del texto Vivas en su jardín escrito por Dede Mirabal

por: Javier Valentin Feliciano

En la vida de todo lector existe un libro o varios libros, cuya grandeza permite ser leídos más de una vez, o ser recordados por siempre.  Si tuviera la oportunidad de irme a una isla solitaria y llevarme los mejores libros que he leído, éste sería uno de ellos.  A esta lista se añade, el recordado En el tiempo de las mariposas escrito por la dominicana Julia Álvarez, quien recrea por medio de la ficción este cruel asesinato de tres hermanas, entre tantos otros pertenecientes a mi lista.  Cada vez que recuerdo este hecho histórico me conmuevo hasta morir y me estimula a decir: Olvidar a las hermanas Mirabal jamás.  Este libro me lo llevaría hasta la tumba.

Es hermoso en la vida contar con la compañía de los seres queridos, abuelos, padres, sobrinos, nietos, amigos, a quienes uno protege hasta con la vida si es necesario. A lo largo y ancho estamos rodeados por gente hermosa y querida, no nos imaginamos la vida sin ellos.  La vida nunca sería igual.  ¿Qué nos haríamos si alguno de ellos no existiera?  Al menos, éste que escribe estaría sin cabeza.  Por ejemplo, cuando nace un hijo, la alegría que provoca en toda la familia hasta verlo crecer.  ¿Y si nos falta algún buen amigo? Como dice Aristóteles, un amigo es otro yo.  Sería imposible de imaginar.

Conocí estos desgarradores hechos a través de la lectura de la novela En el tiempo de las mariposas escrita por Julia Álvarez, quien los recreó al punto de creérmelos.  Luego de esa lectura busqué toda la información que pude sobre las hermanas Mirabal y la releí varias veces, luego proseguí con otros textos relacionados a la dictadura de Trujillo, pues de antemano sabía cómo funcionaron otras dictaduras como la de Pinochet en Chile, los Somoza en Nicaragua, de Videla en Argentina, Stroessner en Paraguay, Franco en España, entre otras.  Y entonces comencé a adentrarme en el terror de la dictadura de Trujillo.  Libros como El masacre se pasa a pie de Freddy Prestol Castillo, La cosecha de huesos de Edwidge Danticat y autores tan recientes como: José Alcántara Almánzar, Marcio Veloz Maggiolo, Jeannette Miller, Junot Díaz y la propia Julia Álvarez hacen referencia a ese periodo.  Al igual que el documental El poder del Jefe, las películas En el tiempo de las mariposas y Trópico de sangre, estrenada recientemente, también aluden el tema.

El 25 de noviembre de 1960, Patria, María Teresa y Minerva fueron asesinadas por órdenes estrictas del dictador Trujillo junto a la ayuda de sus compinches.  Las memorias de una de las hermanas y sobreviviente de los tiempos de la dictadura trujillista, la señora Dedé Mirabal, bajo el titulo Vivas en su jardín publicado en 2010, recrean paso a paso la vida de estas hermanas desde la infancia hasta el asesinato, al igual que la vida de los familiares que lograron sobrevivir milagrosamente.

El libro de Dede Mirabal no se limita al momento del asesinato, nos presenta a las hermanas desde su nacimiento, cuando estudiaron en La Vega, cuando fueron a la universidad, sus bodas, el nacimiento de sus hijos incluyendo imágenes de esos momentos.  El texto acompaña fotos, cartas, fotocopias de documentos verídicos, los cuales demuestran la veracidad de las palabras de Dedé en el mismo.  Los hechos de la muerte son recreados paso a paso al punto de estar viviendo dentro de la dictadura de Trujillo.  En cuanto a las memorias de la autora es imperativo cuestionarnos qué ocurrió con esta familia, tras los hechos que despertaron a todo un país.

Estas hermanas residían en la provincia de Salcedo, conocida hoy como la provincia Hermanas Mirabal, regresaban de visitar a sus esposos Pedro, Leandro y Manolo en la cárcel de Puerto Plata, lugar a donde fueron llevados para preparar la emboscada final.  Estas hermanas fueron abusadas física y mentalmente por parte de sus asesinos, al igual que el chofer que las transportaba, Rufino de la Cruz.  El vehículo que las llevaba fue lanzado por un barranco, para aparentar un accidente, método muy empleado por los secuaces y el propio dictador para desaparecer a sus víctimas.  En el texto se muestra la nota periodística publicada en el periódico El Caribe.  Según la hermana sobreviviente en relación al asesinato comenta en el libro:

Trujillo, ese asesino con el instinto de una hiena, calibró lo que era Minerva, su inquebrantable decisión de luchar.  Una mujer que se atrevió a desafiarlo políticamente, que no ocultaba sus ideas.  Muchas veces he reflexionado que si mi hermana hubiera ido sola con el chofer, sólo los mata a ellos dos, porque Minerva era su problema, su obsesión (197).

Sobre la obsesión del dictador Trujillo hacia Minerva añade la autora:

Para una mentalidad enferma, criminal y autoritaria como la suya, acostumbrada además a que las mujeres se le brindaran, debe haber resultado inaudito encontrarse con una mujer como Minerva, que no sólo la rechazó, sino que también se le enfrentó políticamente, y que lideró y organizó la oposición más importante que tuvo su régimen durante treinta años (197).

Dios te bendiga en el cielo Minerva, a ti y tus sagradas hermanas. Tras estos sangrientos hechos, uno de los momentos más desgarradores ocurre cuando Dedé y su esposo están de regreso a Salcedo con los cadáveres de las tres hermanas en la parte posterior de una guagua, la autora grita en la casa de su madre: “Salcedo, aquí están tus hijas, han muerto por la libertad de tu pueblo” (192).  Añade la escritora que cuando se bajó de la camioneta en la casa “ya había mucha gente esperándonos”.

Una vez los cuerpos de las hermanas en el hogar, a Dedé le dio un impulso por recortarle la trenza a su hermana María Teresa, la menor de todas, y no podía hacerlo hasta que pudo hacerlo, pues menciona: “Tal vez lo quise hacer porque había oído decir que el cabello no se daña y quería mantener vivo algo de ella” (193).  Esa trenza actualmente se encuentra en el Museo de las hermanas Mirabal, hogar donde fueron veladas.  El velorio se hizo el mismo día cuando fueron entregadas a la familia y enterradas a las cuatro de la tarde.

Ya en la iglesia católica San Juan Evangelista de Salcedo, la misa fue oficiada por el padre Juan Antonio Flores, entonces párroco y hoy obispo emérito.  Flores entonces tuvo que sacar casi a la fuerza a Dedé porque no paraba de gritar: “¡Asesinos, las mataron!” en obvia referencia al dictador Trujillo y sus cómplices.  Ese padre la abrazó y le dijo: “¡Paciencia, crucificado Señor! Di así, di así” (193).

Uno de los principales aportes de este texto a la literatura es que el mismo estuvo cuidado en todos los detalles que recrea, con fechas, datos y documentos.  Al mismo tiempo resulta un texto confesional, pues otorga un acceso a la vida íntima de la familia y sus víctimas.  De igual manera, el libro es prologado por la autora dominicana residente en Estados Unidos, Julia Álvarez, quien escribió la novela En el tiempo de las mariposas basándose en hechos verídicos los convirtió en una novela histórica y posteriormente convertida en película.  Por otro lado añade una cronología de los hechos paso a paso hasta la actualidad.  De igual manera, la autora hace referencia a otros textos relacionados al asesinato de las hermanas Mirabal y la dictadura de Trujillo, lo cual le otorga veracidad a los mismos.

Un momento impresionante en la lectura es que la autora no denota ni una pizca de odio o rencor por los múltiples responsables del asesinato de sus hermanas, al contrario deja que la justicia divina y terrenal se encargue de ellos.  Y prueba de ello es cuando menciona que durante la crianza de todos sus sobrinos, los hijos de sus hermanas muertas, siempre procuró no transmitirle ese rencor.  ¡Qué mejor muestra de amor, pese a toda la crueldad vivida!  Sinceramente, yo no podría y la admiro por ese acto tan valiente.  Tampoco sabría qué hacer en la misma situación, no podría.  No sé cómo pudo hacerlo.  Esa lección nos la dejó Dedé plasmada en sus memorias y pese a esa pérdida irreparable, ese ha sido el regalo para todos sus lectores.

Textos citados

Mirabal, Dedé. Vivas en su jardín. Nueva York: Vintage Español, 2009. Impreso.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.