Ciclo de cine Sin corset: Cine británico reciente

por: Editor Conboca

Texto de la curaduría por Luis Negrón y Ricardo Vargas Molina.

Durante la década de los ochenta, el cine británico cayó en una crisis de originalidad que parecía irrevocable. A pesar de excepciones como los trabajos de Terry Gilliam, Stephen Frears, Ken Loach y Peter Greenaway, la producción local parecía limitarse a dos vertientes: películas de gran presupuesto hechas para Hollywood y dramas de época, con frecuencia inspiradas en clásicos literarios. A principios de la década de los noventa surgieron figuras importantes como Neil Jordan, Jim Sheridan, Sally Potter, Mike Leigh y Danny Boyle, muchos de los cuales lograron financiar sus proyectos gracias a un cambio fundamental en las políticas del Estado. Sus miradas iconoclastas comenzaron a llamar la atención en el circuito de festivales, que les sirvió de plataforma de exposición para acceder a un público internacional. Producciones más mainstream como Four Weddings and a Funeral (Mike Newell, 1994) y las elogiadas y exitosas del dúo Merchant-Ivory  (Howard’s End, 1992; The Remains of the Day, 1993), afianzaron económicamente la industria, lo que dio a paso a un cine independiente más coordinado y con mejores posibilidades de financiamiento.

Se pueden establecer parámetros entre el cine independiente de los EE.UU. y el británico, como el hecho de que en ambos muchas veces los protagonistas son personajes de clase trabajadora y desplazados. Pero se distinguen notablemente en que los británicos comenzaron a explorar la cotidianidad metiéndose en muchos casos en aguas profundas. Podríamos decir que hay un interés en retratar vidas comunes, pero existencias complicadas.  El alcance temático de los británicos nos lleva a explorar las limitaciones y consecuencias del entorno (casi siempre urbano); las políticas del estado en torno a grupos y al cuerpo mismo; las trampas de las relaciones entre géneros y las fisuras de las identidades duras y;  la composición de personajes psicológicamente complejos, que huyen de lo arquetipos más comunes del cine.

Es imposible hablar del cine contemporáneo sin hablar de Gran Bretaña. No hay otro cine nacional _acercándose el cine asiático (particularmente Hong Kong y Corea)  y el argentino_ que lleve un sello tan distintivo.  De esta nueva cepa de cineastas se destacan Andrea Arnold, Lynn Ramsey, Steve McQueen y Nicholas Winding-Refn (danés cuyo despunte internacional ocurre en Gran Bretaña). Se trata de realizadores que también son guionistas y se involucran en múltiples aspectos de la producción de sus películas; a nivel temático les interesa abordar asuntos de relevancia social de modos poco convencionales; sus trabajos han sido reconocidos desde los inicios de sus carreras y; todos han sido premiados en Cannes. De igual manera, todos han estrenados con éxito películas tan recientemente como el año pasado, consolidando un cine que no le huye a la controversia, y que a su vez se siente fresco e inmediato, tanto  por sus cualidades estilísticas como idiosincráticas.

Domingo, 6 de mayo / 3:00 pm

Fish Tank

Andrea Arnold

2009

122 mins.

Color

Katie Jarvis, Michael Fassbender, Kierston Wareing

Mia (Jarvis) es una chica de 15 años que vive con su madre y hermana menor en un proyecto de vivienda pública en Essex. Sus condiciones de precariedad económica y afectiva, en un contexto de marcadas tensiones sociales y oportunidades de desarrollo limitadas, han hecho que Mia se relacione con su mundo desde una combinación de hostilidad y desasosiego, cuyo único sostén parece ser su pasión por el baile. La sorpresiva aparición de Connor (un imposiblemente atractivo Fassbender), novio más reciente de su seductora y negligente madre, coloca a Mia en una encrucijada  que la conducirá  por la vía de la autodestrucción o de la redención. Este incisivo retrato realista y de sensibilidad post-feminista le valió a Andrea Arnold (Wuthering Heights, 2011) el Premio del Jurado en el Festival de Cine de Cannes con su segundo largometraje.

 

Domingo, 20 de mayo / 3:00 pm

Bronson

Nicholas Winding-Refn

2008

92 mins.

Color

Tom Hardy

 Basada en hechos reales, Bronson toma como inspiración la historia de Michael Peterson (Hardy), considerado el prisionero más notorio en la historia reciente de Gran Bretaña, entre otras razones, por su capacidad para la brutalidad lo que le condujo a pasar la mayor parte de su vida adulta confinado en aislamiento.  Nacido en una familia de clase media, la película recorre momentos decisivos  en la vida de Peterson desde  su niñez, sus múltiples experiencias de confinamiento y su incursión en el boxeo, periodo en el que adquiere su apodo en referencia a Charles Bronson, estrella representativa de una de las expresiones más violentas del cine americano. Dirigida por uno de los realizadores más excitantes del momento gracias a películas como Drive (2011), esta historia ejemplifica los límites del estado en su gestión de disciplinar al cuerpo subversivo en la administración de la “justicia”,  cuando se hace incapaz de someter al “espíritu”.

  

Domingo, 27 de mayo / 3:00 pm

Ratcatcher

Lynne Ramsey

1999

94 mins.

Color

Tommy Flannagahan, William Eady

James es un niño de 12 años que vive en uno de los vecindarios más pobres de Glasgow. Durante el verano de 1973 James presencia la muerte de un compañero de juegos, experimenta vivir con un padre alcohólico y una familia que aspira desde la desesperanza a habitar en un mejor lugar, e interactúa con un catálogo de personajes que emergen de las condiciones de vida en precariedad material. Esta mirada realista, humana y compasiva a la marginalidad social, representó el debut cinematográfico de Lynne Ramsey (We need to talk about Kevin, 2011), que le valió innumerables reconocimientos, incluyendo el Bafta a la primera película de un director de origen británico en su año de estreno.

 

Domingo, 3 de junio / 3:00 pm

Hunger

Steve McQueen

2008

96 mins.

Color

Michael Fassbender, Liam Cunningham

Inspirada en hechos reales, muestra la secuencia de eventos que conducen a un grupo de prisioneros_ encarcelados por su vinculación al Ejército Republicano Irlandés en el Belfast Maze Prison, Irlanda del Norte_  y su lucha en 1981 porque se sostuviera su clasificación como prisioneros políticos por el gobierno británico, tras la decisión de Margaret Thatcher de derogarla. La película se concentra particularmente en las acciones lideradas  por Bobby Sands (Fassbender en una de sus interpretaciones más audaces y complejas), y su notoria huelga de hambre. Esta película representó el debut de McQueen (Shame, 2011), cuyo acercamiento visual con influencias surreales y expresionistas evidencian su formación en artes visuales, quien explora la dimensión más humana del alcance y límites de la resistencia política.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.