Entrevista a John T. Belk

por: Bianca Ortiz

El proyecto de gestión Archivo de Perfiles de las Artes Visuales Contemporáneas Emergentes se llevó a cabo para aportar al debate cultural recopilando información valiosa que ayude a comprender más de cerca la situación del artista contemporáneo desde la perspectiva social, económica y profesional. Toma como punto de enfoque a los artistas jóvenes contemporáneos del país,  llevando a cabo un estudio directo sobre su labor como artistas contemporáneos y como profesionales del campo de la cultura. A través de este proyecto, se pretende hacer disponible a estudiantes de arte, investigadores y personas interesadas un recurso que ofrezca un pequeño panorama sobre el campo de las artes visuales emergentes del país para efectos educativos y de investigación.

Entrevista a John T. Belk

John Belk

B: ¿Cómo y cuándo comenzó su interés por coleccionar arte?

JB: Cuando uno es más pequeño lo primero que uno descubre es que se puede comprar arte. El arte cuando uno lo ve, piensa que es una cosa impecable y que no se puede llegar a tener, como algo inaccesible o inalcanzable. Hay un momento dado que uno no sabe que uno puede comprar arte; pero realmente antes de comprar arte uno compra “posters” de replicas o imitaciones de obras de arte. Generalmente, yo compraba carteles enunciativos de exhibiciones, que tenían una lámina o imagen de lo que estaban exhibiendo, hasta que uno después comienza a comprar su primera serigrafía, pues son las obras más accesible económicamente cuando no se tiene tanto dinero, y de ahí uno va elaborando más en obras que sean también económicamente accesibles, que pueden ser pinturas, objetos escultóricos, cerámica… Luego, cuando uno se va poniendo más viejito y obtiene mayores recursos y si puedes, adquieres algo. Todo depende de los recursos de cada persona, si uno tiene mucho recursos debe adquirir de ciertos artistas y si se tiene menos, pues hay muchos otros de los que se puede adquirir también que son igual de buenos si los buscan entre los artistas jóvenes principalmente.

B: ¿Qué aspectos toma usted en cuenta  a la hora de adquirir una obra de arte?

JB: En realidad, la calidad de la obra principalmente; pero dentro de obras que son buenas, porque hay obras que son buenas, porque tienen toda la técnica y la factura; pero a veces no tienen cierta predilección por cierta temática y cierto dramatismo. Sin embargo, al final debe ser una pieza que te mueva, que genere un sentimiento. Hay obras que son técnicamente preciosas y perfectas, mas so ni me mueven, no me llenan o no me impactan, no me va a llamar tanto la atención para coleccionar.

Y aclarando las cosas uno sencillamente es coleccionista porque terceras personas te llaman coleccionista, pero uno cuando compra arte nunca se ve como tal. Al principio, hacen cuarenta años atrás, uno nunca se autodenominaba coleccionista y al día de hoy no me llamo coleccionista, me llamo “amante del arte”, y terceras personas ven que uno tiene alguna pieza enseguida se dirigen a mi como coleccionista. Si tengo piezas es porque yo soy amante del arte.

 

B: Como amante del arte, ¿cuál entiende que ha sido su función y contribución al campo de las artes emergentes del país?

JB: Bueno, al principio, no había ninguna motivación así. Era básicamente adquirir para tener el sentido de pertenencia de una obra de arte para el disfrute personal. Ahí no hay mucha conciencia de que estás haciendo una contribución hacia la cultura o la historia del arte. Uno siente que es un asunto de consumir algo para el placer o disfrute personal, lo cual es totalmente egoísta. Posteriormente, uno va creando conciencia. Particularmente, si son con artistas emergentes y artistas que uno conoce personalmente, uno puede tener un impacto más allá de adquirir una obra de arte preciosa; sino que puedes ayudar a la carrera de algunas personas que necesitan una ayuda para poder echar hacia delante su carrera. En ese sentido ya no se limita a la adquisición de una obra de arte, sino a ayudar a auspiciar la creación de una obra de arte, o el movimiento del artista hacia donde ellos puedan ser más reconocidos, distintos aspectos de fomentar el movimiento de la cultura en la isla hacia fuera de la isla.

 

B: ¿Su colección tiene algún enfoque en particular?

JB: No, porque mi intención no es formar una colección. Sin embargo, hay personas que conozco que son coleccionistas de verdad y tienen sus parámetros. Unos solamente coleccionan arte latinoamericano, arte contemporáneo; hay otros que solamente coleccionan arte alemán. Yo colecciono lo que vea, me impacte y que sepa que es bueno. Mi tendencia es arte contemporáneo, mucho tiende a ser puertorriqueño; porque es bueno comparativo al resto del mercado internacional. Sin embargo, también tengo muchos artistas internacionales, porque me los encuentro en el camino.

 

B: ¿Cómo se mantiene al tanto sobre el arte contemporáneo?

JB: Al principio, tenías que moverte e ir al lugar donde estaban los artistas exhibiendo, ya sea en galerías, ya sea en colectivas, en sus residencias; tenías que llegar hasta allí. Ahora todo se hace por Internet. Se pueden ver exhibiciones y comunicarte con artistas de todas partes del mundo. Todo esto se puede hacer desde la oficina.

B: ¿Cual es su percepción acerca del arte local emergente?

JB: El arte local emergente ahora mismo en términos generales varían desde hace mucho tiempo atrás, pero ya esos artistas emergentes ya son personas un poco más maduras. Por ejemplo, Charles Juhasz o Arnaldo Roche, que al principio era un muchacho y ahora es un señor que tiene sus cincuenta y tantos; pero al principio los artistas emergentes del país eran excelentes y ahora son igual de excelentes. En momentos han tenido más apoyo y en otro menos apoyo, pero siempre aquí ha habido una escena local de artistas increíblemente buenos en comparación con una feria internacional, y nosotros visitamos muchas ferias internacionales, porque viajamos mucho y podemos comparar.

B: ¿Cómo ve la labor del artista, la considera una profesión?

JB: La veo como una profesión, si es otra cosa no estoy seguro; pero para mi es una profesión.

B: ¿Qué aspectos usted cree que determinan que un artista sea profesional?

JB: Lo que pasa es que muchas veces por razones económicas tienen que ponerse a trabajar y dejar la carrera artística. Tienen que luchar para comer, apoyar a la familia, para tratar de educarse y a su familia, y el ajetreo diario impide que puedan desenvolverse como profesionales. Mucho es por los recursos económicos, pero también es por las oportunidades, porque oportunidades hay; pero hay que buscarlas.

B: ¿Cuál usted cree que son las necesidades de los artistas jóvenes en la actualidad?

JB: El acceso a la educación continua (postgrado), en el sentido de que puedes estudiar un Bachillerato en Artes o una Maestría; pero la Maestría no te hace ni más ni menos profesional como artista; pero te da un poco de profesionalismo, de background profesional que uno va a necesitar. El tener acceso a galerías, exhibiciones, espacios alternos para poder mostrar sus trabajos. Contar con el apoyo de distintas instituciones publicas y privadas, un publico. Hay muchas cosas que necesitan y no son muchas las oportunidades. Por otro lado, hay también los artistas que no se educan profesionalmente, en el sentido que no pasan por las universidades particulares, son que son autodidactas. Estos tienen otra serie de necesidades, pero también necesitan poder exponerse, que los conozcan; porque de lo contrario, no van a poder mercadear su obra.

John T. Belk

Ha pertenecido a la Junta de Síndicos del Museo de Arte de Puerto Rico, dentro de la Junta del Comité de Adquisiciones de Colecciones por un período de ocho años, de la cual funge como Presidente desde hacen tres años. También dirige la Firma de abogados Sierra & Serapion desde hace 20 años y lleva 34 años en la abogacía. Se llama a sí mismo amante del arte y adquiere obras porque es su placer apreciar el trabajo de artistas que le impactan de alguna manera. Apoya a los artistas jóvenes y ha creado la conciencia de ayudarlos a impulsar sus carreras de la manera que le sea posible.

*Esta entrevista se llevó a cabo en diciembre de 2011 como parte del Proyecto Archivo de Perfiles de las Artes Visuales Contemporáneas Emergentes como requisito de graduación a la Maestría en Gestión y Administración Cultural del Programa de Estudios Interdisciplinarios de la Universidad de Puerto Rico recinto de Río Piedras.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.