Los libros rojos, dibujos crudos y textos juguetones

por: Luis J. Lacourt

El pasado jueves 19 de julio de 2012 el artista Teófilo Freytes y Néstor Barreto presentaron Los libros rojos: 2. las cuatro estaciones (Colección Maravilla, 2011), como parte de las actividades multidisciplinarias que nutren la Trienal Poli/Gráfica de San Juan en La Casa de los Contrafuertes (San Juan, Puerto Rico).

 Este libro presenta una propuesta de comunión artística entre la narrativa del dibujo crudo y la experiencia de lectura plasmada en textos juguetones que acompañan las imágenes, lo cual dialoga enormemente con las dinámicas narrativas de los comics experimentales. A continuación criticamos Los libros rojos.

Los libros rojos: 2. las cuatro estaciones, 2011. Dibujos por Teófilo Freytes, intervenidos por textos de Morbius

La editorial

Colección Maravilla es una editorial independiente impulsada por el poeta y gestor Néstor Barreto, que cuenta con un conjunto de publicaciones interdisciplinarias que se centran en una expresión multi-artística y sin las rígidas categorías que los géneros literarios y los libros de arte pueden ejercer. Según indica esta edición, “Colección Maravilla es una editorial puertorriqueña dedicada al registro y divulgación y problematización de la expresión heurística glocal en la cibertropía”.

Plasticidad


La edición y el encuadernado en sí es un gustazo al ojo y al tacto. Su encuadernado es blando y liso, y la imagen de portada radia con fidelidad el rojo intenso que le caracteriza, junto con las argollas que recogen las hojas del cuaderno real del autor principal, Teófilo Freytes. En el interior no vemos un montaje de los dibujos originales, editados con programas digitales, sino una copia a color exacta de cómo lucen las páginas reales del cuaderno en su estado más real y crudo: cada arruga, cada doblez, cada sombra de tinta que traspasa la hoja de una cara a la otra, se revela con fidelidad e intimidad hacia el lector.


“La Sombra” es una mujer que Teo dibuja en varias ocasiones y que Morbius convierte en un personaje recurrente.

La tinta

El arte de Teo Freytes en este libro es garabateado, “sketchy”, distorsionado, con uso de luces y sombras subjetivas, sin atarse a realismos ni estéticas miméticas sino de acentuar lo interior y exterior: el exterior (¿dónde estamos?) puede ser donde sea, pero el interior es muy particular, muy local.  Teo dibuja bien pero quiere mostrar más.  En entrevista durante la presentación de este libro en La Casa de los Contrafuertes (donde actualmente se exhibe la Trienal Poli/Gráfica de San Juan), Freytes confesó estudiar varios estilos gráficos antes de aventurarse a llenar este cuaderno, pero el surgimiento de los dibujos ocurre de forma espontánea, con una definitiva libertad narrativa gráfica que fosiliza instantáneamente el instante.

Uso del texto

El texto, aunque a cargo de Morbius, surge para añadir un nuevo sentido a los dibujos: a veces crea mejor entendimiento de las imágenes, y en otras ocasiones el texto parece asomarse como un aroma palpable pero irreconocible, muy típico de la zona metropolitana y la convivencia de los espacios (físicos y culturales) múltiples.

En cuanto a las intervenciones textuales de Morbius cabe destacar que las mismas consisten en una línea de texto que se extiende indefinidamente desde el principio (desde antes de las imágenes) hasta el final.  Lo que sugiere cierto orden de lectura o las delimitaciones de cada línea son las páginas en donde este texto se salpica.

Se podría leer el texto como un todo unificador o como una instancia que acompaña cada imagen a manera de descripción, narración o título, pero es la continuidad, la no continuidad, el ennegrecimiento de algunas palabras y el uso de puntuación específica la que permite estas experiencias de lectura tan diferentes.  En otras palabras, tanto el texto como la rotulación tienen una función fundamental en la significación y experiencia de este trabajo, tal y como se logran en muchos comics, especialmente los experimentales y abstractos.

La “voz” del texto se siente a veces separada del dibujo, lo cual hace la lectura más juguetona y abierta a la significación.  En este ejemplo, Morbius significa a lo que parece ser un perro, como un cerdo, dado al parecido con este animal.

La composición juega un papel esencial: el texto empieza en la página izquierda y continúa en la página derecha, para continuar o terminar de completarse en la página izquierda nuevamente; la imagen completa se abre en ambas páginas, mas se pueden leer como separadas por la división física de las páginas.  Estas divisiones crean sensaciones temporales distintas y fragmentan personajes y elementos gráficos.

Recomiendo la lectura de este libro ya que provee estimulación y ocio.  Es una interesante producción puertorriqueña que da pie a otras experimentaciones mediáticas y artísticas.

*Texto publicado originalmente en http://www.f3comics.com, blog que modera el autor.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.