Reina “Matergrafías” de Mónica Félix, reseña y entrevista

por: Dianne Bras Feliciano

El 24 de mayo de 2012 se llevó a cabo la apertura de la exhibición Reina “Matergrafías” de la artista Mónica Félix en el Museo de Las Américas.  Lo primero que nos llama la atención es el subtítulo de esta muestra, “Matergrafías”, ‘mater’ viene de madre o maternidad + grafía que, según la Real Academia Española, se refiere al “Modo de escribir o representar los sonidos, y, en especial, empleo de tal letra o tal signo gráfico para representar un sonido dado.”

Al entrar a la sala nos encontramos de frente con la obra ‘Realeza Hollywoodense I’. Ésta consta de tres fotografías en que las manos y/o el rostro de la artista aparecen sumergidos en agua con hielo. Félix trabaja el lavado de agua con hielo como parte de la rutina de belleza de toda reina. Rutina que, forma parte de toda una amalgama de crueldades a las que las mujeres se someten para así cumplir con los roles y  ajustarse a las expectativas socialmente establecidas. Luego, en la pieza Madre Perla, vemos una serie de cuatro fotografías en las que la artista se quita sus perlas plásticas para ponerse entonces las perlas de su madre. Como si al pasar de madre a hija las perlas, le dieran a la hija una parte de la madre, de su sabiduría, de su maternidad. Al continuar nuestro recorrido llegamos a una sala en que se mostraba un vídeo con proyecciones de 8mm. Durante una parte del vídeo se ve el cuerpo de al artista colocado sobre imágenes de viejas festividades familiares. Entendemos que de esta manera la artista se hace parte de esos eventos familiares que no vivió. En la siguiente parte del vídeo, las imágenes antiguas se pasan sobre el cuerpo de la artista, que se encuentra al fondo. Vemos esto como una forma en que la artista plasma cómo todas esas vivencias se proyectan en sí misma.

Realeza Hollywoodense I, 27 x 40 pulgadas, Mónica Félix, 2010

En Realeza Hollywoodense II vemos a la artista vestida con traje, machete en la mano y rostro colérico. Este trabajo es una buena continuación para el tema que comenzó a desarrollar Félix en Realeza Hollywoodense I. Nos parece que con esta pieza, Félix muestra cómo una mujer común, bombardeada por todos los valores ultra conservadores y los patrones estereotípicos impuestos socialmente, decide detener toda esa farsa y luchar, quizás por la equidad.

Al final de la muestra encontramos una instalación de objetos, mayormente ceniceros de varios países, una foto de bodas de su madre y una carta de ella (la madre) hacia su hija (la artista).  La madre, en su carta, narra cómo le encantaría recuperar la juventud pero poder contar el conocimiento y la madurez que ha adquirido por medio de sus experiencias a la largo de su vida. Reina Matergrafías es, en lo personal, un tributo a la madre y las madres que han marcado la vida de Mónica Félix: una muestra cargada de amor y de futuro. Es además, una muestra que reta los valores de la sociedad patriarcal en que vivimos. Felicitamos a Mónica Félix por su valioso trabajo. En un país marcado por la violencia de género nos parece de suma importancia contar con las aportaciones de artistas como Félix.

Realeza Hollywoodense II, 27 x 40 pulgadas, Mónica Félix, 2010

DBF: ¿Por qué decidiste especializarte en la fotografía?

MF: Lo que estudié en la universidad (publicidad) me gustó pero no fue lo que yo esperaba. Realmente quería narrar historias y hablar en imágenes, aparte de lo que quisiera un cliente o lo que necesitara un producto. La fotografía siempre estuvo presente en mi casa. Mi abuelo tenía un cuarto oscuro. Eso era bien parte de la familia. El cuarto oscuro de abuelo era como un misterio, pero cuando tú entrabas, era mágico. Mi papá fue fotógrafo de su clase de leyes. Nunca me interesó pintar ni dibujar. La fotografía es lo que yo siempre podía ver, era el lenguaje que más a mí me hablaba.

Madre Perla, 27 x 40 pulgadas, Mónica Félix, 2010

DBF: ¿Qué crees sobre el rol social de la fotografía? ¿Es este un punto que consideraste al decidir dedicarte a esta rama del arte? ¿Cuán importante es para ti el que tus piezas, además de ser vistas como obras de arte también posean un contenido?  

MF: A mí me encanta el movimiento fotogáfico que empezó, que era el pictoralista, que obviamente quería parecerse a la pintura. Realmente, a mí me gusta ver cuál era la interpretación fotográfica de la pintura. Luego, cuando rompen con eso, que la fotografía comienza  a tener su propio standing, era todo lo opuesto: “No vamos a hacer nada que tenga que ver con la pintura, we are our own genre”. De todas las formas de arte, ninguna es como la fotografía. Para mí, lo más genial de la fotografía es yo poder, sin decir o con decir poco, a plena mirada decirte algo sin usar palabras. Obviamente, ya no es lo mismo porque no se puede dar por sentado que lo que uno ve es real. Por lo tanto, el reto es mayor pues tengo que contar verdad en lo que yo estoy diciendo. El reto que para mí, que supone como artista y como fotógrafa, es yo poder plasmar en una imagen un argumento, un momento, un issue que tú como madre, hija, etc. puedas saber de que yo estoy hablando. Mi meta es poder apelar a tu memoria emocional. Definitivamente, la fotografía desde el principio quiso distinguirse de otras formas de arte, y aunque parezca ahora que ya está masificada, como quiera, por lo menos para mí, se le puede seguir sacando punta. Lo vemos todos los días: el nivel de información que una recibe a nivel de fotografía es un montón. Se sigue refinando el arte de la fotografía.

"to the one who bears the sweetest name...", object installation, Mónica Félix 2012

DBF: ¿Qué cualidades tiene el autorretrato que lo hacen idóneo para el tipo de arte que te interesa trabajar?

MF: El autorretrato: porque mi cuerpo de trabajo es basado en mis experiencias, (por el momento). Yo estoy utilizando lo que me pasa en mi vida. Es la manera que yo tengo de entender algo. Soy yo, porque al ser tan personal no encuentro ninguna manera de expresarlo sin que sea yo. Yo quiero que sea tan personal que yo pueda llegar a la persona que lo está viendo, que se sienta que le estoy contando algo. Llego al autorretrato porque me fui para Nueva York hace alrededor de 4 años y yo, entre todas las cosas que pasaron, pues estaba tratando de encontrar un comfort zone. Algo para no sentirme tan sola, algo que hacer, algo mío; ya que estaba en un lugar totalmente diferente pues estaba tratando de buscar algo que fuera mío, mío, mío. El autorretrato fue lo más natural para mí. Yo por casi 8 años de mi vida fui actriz. Me encantaba hacer obras de teatro y me gustaba esa dinámica, pero lo más que me gustaba era hacer monólogos. Cuando hice un reality check, eso no era lo que yo quería. Sí tengo la necesidad del performance, pero de ahí a seguir una carrera como actriz eso nunca va a pasar.

DBF: En Verde París fotografiaste a otras mujeres, sólo hay una foto tuya…

MF: En ese trabajo yo estaba experimentando de manera alargada mi primer corazón roto. Eso es un muy bien ejemplo para yo mostrarte cómo I make sense out of something that’s happened to me. La primera foto que yo saqué fue la mía. Verde París es ese objeto que te quita par de segundos de tu vida, te recuerda a alguien y te mata un poquito. Yo les dije a ellas (mis amigas que salen en las fotos) que escogieran un objeto que hiciera un triángulo entre ellas y la persona amada. Con eso yo decidí recrear sus muertes metafóricas. Fue como una búsqueda de gente que estuviera en las mismas. En mi caso, era el perfume.

DBF: ¿Por qué escogiste fotografiar sólo mujeres?

MF: No importa cuántas películas de Almodovar yo vea, ni cuantas canciones de La Lupe yo oiga, hay un confort que a ti te da ver estas cosas, siendo mujer. Hay como un espacio que en verdad que por más que sea repetido, a nadie le deja de llegar, es lo mismo una y otra vez. It’s just comforting para otra gente que lo vaya a ver. Mucha gente, al ver la muestra, dijo saber lo que se sentía. Son todas mujeres porque lo único que yo tenía para comprender lo que pasaba era yo como mujer. Por ejemplo, si yo hago esto con hombres homosexuales, sería brutal, pero no tendría nada que ver con entenderme yo como mujer.

DBF: Cuéntanos sobre las y los artistas que influencian tu trabajo artístico.

MF: Está Andrés Serrano que trabaja lo crudo y lo triste de manera hermosa; yo quiero darle un sentido a la muerte y a la tristeza de manera hermosa. Así yo creo que lo hacen estas personas: Annie Leibowitz, ella es una maestra de la composición y el set up. La iliminación de Gregory Crewdson es lo más que me encanta.  También está Cindy Sherman. Mi parte favorita de su trabajo son sus comienzos, los still films y los centerfolds. A mí me encanta el trabajo de ella, pero ella desde el principio era un impersonator, ella es bien teatral. Los temas que ella toca son los más que me interesan. Sobre La Chapelle lo que me gusta son sus portraits, he makes them shiny. Annie Leiwovitz hace lo contrario, ella lleva todo a un nivel más arriba. También me influencia el trabajo de Francesca Woodman; ella trabajó mucho con los espacios. Le interesaba llevar el mensaje del cuerpo femenino. They don’t care about being or not being over dramatically a woman.

DBF: Entiendo que la cuestión de género es un tema predominante en tus piezas, en tus trabajos combinas los roles estereotipados de las mujeres, y en algunos casos, en la misma pieza el objeto se revela causando una ruptura con esa visión estereotípica de cómo deben ser las mujeres.  

MF: Para mí, lo más que yo busco con lo que hago es un poco sacar de contexto ese mismo pensamiento de cómo una mujer es o como debe ser. En mi página web, hay una serie de fotos tituladas Twenty Heaven y va contra ese pensamiento de que las mujeres son divinas, son diosas, etc., cuando esos es lo menos que  somos. En verdad somos seres bien terrenales, por nuestra regla, por parir. No creo que somos ángeles, para mí somos bien de la tierra. Si yo fuera diosa, me comería un ángel. Me como el estereotipo de lo que deben ser las mujeres. La sangre es algo bien femenino. Quise hacer una serie sobre como sería comerse a sí mismo. Yo trato de combinar el estereotipo con romperlo y con la manera en que yo me siento en cuanto a eso.

Detalle - "to the one who bears the sweetest name...", object installation, Mónica Félix 2012

DBF: ¿Cuando comienzas a trabajar, tienes ya un tema en mente o a medida que vas trabajando surge el tema?

MF: Dependiendo de lo que vaya a hacer.  Hay momentos que yo no anticipo, hay otros que sí. Hay cosas que pasan y yo las utilizo para hacer algo. También hay otros casos en que puede ser que yo llegue  a un lugar y lo habite, y entonces el lugar sea mi inspiración. Hay un poco de premeditación. Tengo una libreta llena de ideas. Cuando quiero hacer algo miro la libreta y tomo un punto de partida. Me gusta trabajar sola, siento que así son mis mejores momentos.

DBF: Reina: Matergrafías es tu más reciente muestra que se exhibe en el Museo Las Américas en su última semana. Háblanos un poco sobre ella.

MF: Yo tuve una pelea con mi mamá y sabía que haría un trabajo sobre esto. Tuve esa discusión y decidí que ya no iba a vivir con mi mamá. La mitad de esta exposición la hice en Cayey y otra en Guaynabo. También presenté Reina en Nueva York en Pratt y conocí mucha gente. Siento que Reina ha sido mi coming of age. Es como ese trabajo que finalmente te definió de estar en un lado a estar en el otro. Estoy tan contenta de que ha sido así. Siento que después que se acabe esta exhibición pueda llevarla a otras salas de museo fuera de Puerto Rico. Siento que estoy definitivamente cruzando de un lado a otro como artista y como persona.

2 sweet + 2 be = 4gotten, video, Mónica Félix 2010

DBF: Proyectos futuros, ¿qué podemos esperar de Mónica Félix en los próximos cinco años?

MF: Yo quiero encontrar otras maneras de visualmente contar una historia a través de la fotografía utilizando otros recursos. Yo quisiera sacar la idea de la fotografía convencional a otro espacio de otra manera. Lo que yo quiero en los próximos años es crear otra manera de presentar una historia en fotografía, utilizando otros recursos o presentando la fotografía de otras maneras diferentes. Por ejemplo, sacar la fotografía de su naturaleza bidimensional. Sé que es un poco ambiguo pero no quiero chotearme (ríe). Aunque voy a continuar usando el autorretrato quiero hacer un proyecto de autorretratos con otras personas y de autorretratos entrando en personaje. Yo quisiera volver a interpretar personajes dentro de mi storytelling.

*Fotos: Mónica Félix

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.